martes, 18 de agosto de 2009

WOODSTOCK, 40 AÑOS DESPUES

El pasado fin de semana se cumplían 40 años de la celebración del famoso festival de Woodstock. Nosotros estuvimos allí, no en el año 1969 sino hace tan sólo dos meses. Un viaje por la Costa Este Norteamericana nos llevó hasta aquel mágico lugar situado en el Estado de Nueva York.

Al igual que en 1969, la música que sintonizaba nuestro coche iba desde Jefferson Airplane a Jimi Hendrix pasando por la Creedence Clearwater Revival. Nos adentramos por caminos rodeados de una impresionante naturaleza y guiados por un GPS (¡por Dios qué invento!), acabamos en una granja de un pueblecito llamado Bethel, muy cercano a Woodstock. Nuestra sorpresa es mayúscula porque no entendemos qué hacemos allí y es que como poco después descubriremos la historia era muy diferente. Pero no adelantemos los acontecimientos.

Un poli del condado con aspecto bonachón, nos indica el lugar exacto del festival y bueno, qué queréis que os diga, el estado de excitación que nos invadió a los cuatro aventureros era como si hubiéramos descubierto un continente. ¡Estamos en Woodstock!!! Aquí tocó Joplin, Sly and the Family Stone, The Band, The Who, etc. Pero amigos, el destino nos tenía guardada una sorpresa. De entre la maleza aparece la silueta de un auténtico veterano de Woodstock. “Era 1969”, nos decía el lugareño con una pierna escayolada, muletas y acompañado por una mujer de rasgos orientales, sí amigos, parecía sacado de la película de "Forrest Gump". Se refería al hecho de cómo llegó la gente hasta allí nada más y nada menos que 500.000 personas. Miles de automóviles repartidos por aquel extenso paraje, cientos de autobuses (todavía quedaba alguno decorado al más puro estilo hippy) y acampando como pudo en el terreno que podéis ver en la fotografía.

Visiblemente emocionado recordaba esos tres días de festival y a Jimi Hendrix que estuvo tan sólo a dos metros de él. Nos contó por qué el festival tuvo que ser llevado hasta allí y es que la población local se opuso al evento y se buscó otro emplazamiento cercano, una granja de la localidad de Bethel. La publicidad y los carteles ya estaban hechos y claro había que aprovecharlos, y esa fue la razón por la que se decidió no cambiar de nombre el festival. Total que Woodstock que se opuso a su celebración se llevó la fama. Cuarenta años después solamente queda una placa conmemorativa inaugurada en 1984 y que sirve como lugar de peregrinaje para todo tipo de mitómanos como nosotros. En fin, todo un ejercicio de memorabilia hippy.

De vuelta a Bethel, decidimos tomarnos una cerveza en una cantina al más puro estilo “redneck”. Tras enseñar nuestros DNI’s (no se creían que teníamos más de 21 años!) comprobaron además que veníamos de España, toda una sorpresa para ellos. Todos querían ser amigos nuestros y hablar con nosotros pero no os voy a negar que una sensación de intranquilidad recorrió mi cuerpo al visitar el servicio y comprobar que encima de la puerta un cartel avisaba de la prohibición de llevar armas en el bar. Estábamos en la América profunda amigos. En un gesto por integrarnos en la armonía de aquel bar, nos acercamos a la jukebox para seleccionar música. “Avisaos estáis, sólo música country”. Hicimos caso omiso y elegimos “Corrosion of Conformity”. No esperamos a que sonara. Continuamos nuestro viaje porque todavía nos esperaban muchas más aventuras.

"Peace and Music", qué más se puede pedir.

4 comentarios:

Childboy dijo...

Interesante la narración de la visita a Woodstock. Lo que realmente me ha parecido curioso es el cartel de la jukebox, donde decí "solo country". No me lo esperaba de una población del estado de NY, y es que está visto q por allá la América profunda está a la vuelta de la esquina.

Por otro lado, preguntaros cuando vuelven los programas de rádio. Esto está muy aburrido,..

Saludos.

Anónimo dijo...

Como oyente de vuestro programa me complace ver que literalmente estáis al pie del cañón. Qué envidia!!!

Rubén Grande Rock dijo...

Jeje, eso esperaba dar envidia. Gracias! Espero seguir contando más etapas del viaje.

Volvemos en Septiembre y con novedades...

Natxolas dijo...

Estoy emocionado. Por un lado me vienen un montón de cosas a la cabeza; por otro al leer los comentarios, me alegra saber que contribuimos en algo, aunque humildemente creo que mi aportación es anecdótica. Pero volvemos con ganas.