jueves, 3 de febrero de 2011

DEER TICK EN CONCIERTO

Deer Tick están liderados por uno de los 'frontman' más carismáticos del nuevo rock estadounidense, John McCauley. Este cuarteto de Providence (Rhode Island) sólo ha necesitado dos discos para seducir a la élite de la crítica de su país: hablamos de gente como David Fricke, el editor de Rolling Stone, y el legendario Greil Marcus, ambos fans absolutos. Y siguen creciendo en el estudio: lo confirma su tercer álbum, The Black Dirt Sessions, el disco de su confirmación. Es esta una colección de once composiciones que mira mucho a la muerte y al más allá, y lo hace con más poder del que era habitual hasta ahora en la banda, con letras más incisivas. Con el cuarteto, al que se ha incorporado Ian O'Neil, hasta ahora guitarrista de Titus Andronicus, han ganado en cohesión y en musicalidad, ahora más madura. Todo desde un rock, a pesar de su origen geográfico, con acento muy sureño. Son jóvenes y fogosos, pero se les nota mucha cultura de rock'n'roll band. Mañana viernes 4 de febrero a partir de las diez de la noche, Deer Tick en La Lata de Bombillas. Entrada 8 euros.

15 comentarios:

binguero dijo...

Lamentable organización, y me duele en el alma por Javier Benito, que es el único que se moja en esta santa ciudad. No se puede meter en una sala como La Lata a un grupo como Deer Tick, y si se hace, se sacan entradas anticipadas para que las cerca de 100 personas (tal vez más) que nos quedamos en la calle no nos sintamos como unos verdaderos imbéciles. De verdad que siento mucho decir esto, pero no es de recibo que se traiga a una banda que está en boca de todos y que ha facturado uno de los mejores discos del pasado curso para que acaben tocando delante de 100 personas (como mucho) y en un local que no está preparado para ello. Algunos de los que consiguieron entrar acabarían viendo el concierto por el plasma que hay en la sala, a mí ya me pasó en Messer Chups, y claro pagar para ver un directo en una tele, no es nada serio. A pesar de todo hay que ser indulgente y esperar que lo ocurrido ayer sirva para extraer conclusiones, ya que si algo ha quedado claro es que esta ciudad necesita salas de mediano aforo si quiere resultar competitiva en la organización de conciertos de cierta entidad. Perdona por el rollo Rubén, pero da mucha rabia estar pensando toda la semana en el concierto, organizarte para poder asistir (trabajo, hijos...), para que finalmente te den con la puerta en las narices sin más explicaciones que la de que se ha completado el aforo. Tampoco hubiera estado de más informar de la hora a la que se empezaban a vender las entradas, al menos nos habría servido de referencia y tal vez nos habríamos ahorrado el disgusto. En fin, a ver si nos llevamos pronto alguna grata sorpresa y se nos pasa el calentón. Un saludo.

Rubén Vela dijo...

Te comprendo, da mucha rabia que ocurran estas cosas pero yo creo, y javier te lo dirá, que cuando se programó no conocerían el alcance de este concierto. Deer Tick se hubieran merecido un mayor aforo pero a veces la respuesta del público es también impredecible. Muchas gracias por tu comentario y
un saludo.

Bobby dijo...

¿Dónde está el engaño cuando no hay mentiras?

Precio de la entrada: 8 miserables euros por ver a un grupo norteamericano “que está en boca de todos y que ha facturado uno de los mejores discos del pasado curso”. Desde mi punto de vista eso no da lugar a posible queja por las condiciones del local, máxime cuando ya se conocen las mismas. Si te interesa vas y sino, pues no. El mismo concierto en el Moby Dick madrileño valía justo el doble y se llenó. Y cualquiera que haya estado en dicha sala de la capital sabrá de las ínfimas condiciones de la misma. Organización: se fija lugar, hora y precio. El aforo lo da las dimensiones del recinto y a eso se une la consabida tendencia del local según la cual nunca hay venta anticipada. El bar se abre siempre a la misma hora y si uno desconoce tal horario, se toma la mínima molestia de llamar para preguntar… o para reservar entradas si tan claro tiene que el grupo va agotar el papel. Pero lo mejor es no preocuparse de nada, llegar allí a la hora que más convenga y montar en cólera cuando el aforo ha sido completado (por personas que nos hemos tomado la molestia de ir antes para evitar precisamente que eso nos pase). Y entonces toca criticar aprovechando la circustancia. Ah, que resulta que todos sabíamos que Deer Tick iban a llevar 200 personas. Pues sí, ahora ya lo sabemos. Pero ¿qué hubiese pasado si el promotor hubiese alquilado una sala más grande y hubiesen ido 70 personas? Porque eso ha ocurrido en incontables ocasiones con bandas que también están en (la supuesta) “boca de todos” como Dolorean (60 personas una semana antes), Elf Power (unas 30), The Dutchess & the Duke (unas 10), Darren Hayman (unas 40 hace un año), o en apuestas por sala grandes del tipo del CC. Univerdidad como The Wedding Present (+ Joe Crepusulo) (unas 70), Retribution Gospel Choir a 30, The Mary Onnetes (80 personas). Esa es la realidad de Zaragoza. Jugársela con el dinero ajeno es fácil… y gratuito. Hay salas de mediano aforo en esta ciudad, una Sala López y una Casa del Loco que en contadísimas ocasiones consiguen cubrir la mitad de su aforo (TAB con 80 personas aprox. por poner un ejemplo reciente). Lo queremos todo mascado y valoramos poco el esfuerzo ajeno. Entiendo la rabia por no poder asistir al concierto, pero me parece absurdo culpar al promotor que siempre se la juega acercando bandas a la ciudad para, en la mayoría de las ocasiones, vender pocas decenas de entradas. Sobra ombliguismo y falta autocrítica. Ya se sabe: lo de la paja y la viga.
Saludos.

Anónimo dijo...

Que facil resulta ver los toros desde la barrera y criticar lo que los demas hacen, yo llegue a la lata a las nueve y media y no hubo ningun problema para entrar, si tanto te interesaba como dices ¿a que hora fuiste? si no fuiste capaz de ir media hora antes de la hora del concierto, tu crees que hubieras ido a comprar la entrada anticipada?

DAVID LORAS dijo...

Yo creo que no es para tanto, ni el grupo (bastente pachanguero) ni lo de quedarse en al calle. Ha habido conciertos cien veces mejores que Deer Tick y no ha asistido ni la mitad de gente, igual deberías de pensar las cosas que dices. Por cierto si quieres hablamos cara a cara de ello, no tengo ningún problema.

david dijo...

Pues de lamentable organización, nada de nada. 8 euros por ver a un grupo en plenitud, buen sonido, cervezas a precio adecuado, pantalla de plasma para poder seguir el concierto desde el fondo de la sala.....

Salas medianas sobran en Zaragoza, lo que faltan son aficionados con inquietud y curiosidad y ganas de descubrir nuevas propuestas musicales.

Doy las gracias a los responsables de La Lata por habernos traido a Zaragoza desde principio de año,a precios de risas, cuatro conciertazos como han sido los de Chuck Prophet, Dolorean, Ornamento y Delito y Deer Tick.

Ah, y lo de grupo pachangero sobre Deer Tick lo pondría en entredicho. Irregulares y dispersos si pero ojo las cuatro o cinco veces que pusieron en marcha la locomotora del rock and roll. Sonaban a grupo grande.

LO dicho,viva la Lata.

lobok75 dijo...

A mi me paso esto llegue a las 21:43, y habia una cola de la leche...(para ser la lata y un grupo "minoritario" que despues no lo fue) a las 21:45 las entradas estaban agotadas, asi que como acababa de salir del curro, nos quedamos de charla alli y unas cervezas... la gente que acudio desde las 21:45 a las 22:10 que nos fuimos ...podria duplicar el aforo de la lata ...¿mala oraganiazacion? me parece que si se han pillado los dedos y de que forma ...y los unicos que pierden son ellos que son lo promotores. Me parece que no es del todo descabellado el que para segun que conciertos hacer una taquilla anticipada para ver como se mueve el gentio y poder cambiar la sala si existe la posibildad o por lo menos aquellos que aquellos que realmente quisieran ver al grupo lo pudierna hacer... y no tenern que estar a las 21:30 ¿Y SI TRABAJAs Y SALES A LA 21:30? TE JODES NO?...ya ya ya , si aqui cada uno se mira su propio ombligo .

lobok75 dijo...

A por cierto se me olvido comentar que que cuando estaba esperando a comprar la entrada saileron del local Chris Ryan y Ian comentando que era una locura aquel local y no lo decian precisamente con un tono muy jocoso... asi que parece que no solo unos cuantos pensamos que se les fue de las manos a la organizacion la leccion del local me parece que parte del grupo tambien lo piensa .

Yeah! dijo...

El tema es sencillo a no poder más:

Si vas a un espectáculo y se han agotado las entradas, simplemente TE JODES (como a todos cuando nos pasa).

Si no te gustan las condiciones del local, simplemente NO VAS (como hacemos todos).

¿¿Pero con qué fascista derecho os creeís para decirle a nadie cómo gestionar su negocio, cómo organizar sus conciertos o cómo gastar su dinero??

¿Os molestaséis acaso en ir a reservar entradas o llamar para ver si se podía hacer? Pues no, claro. Porque si lo hubieséis hecho no os hubieséis quedado en la calle...

Y lo siento mucho querido, pero si tus horarios laborales no te permiten hacer algo, pues simplemente no lo haces (COMO TODOS, una vez más). Por cierto, si el concierto comenzaba a las 22:00h. y se agotaron las entradas a las 21:45 ¿dónde está lo raro?

Ah, y tras el conciertos la banda estaba encantada con el ambiente y la actuación, y de hecho en La Lata dieron el concierto más largo de toda la gira española. Así que no hagamos demagogia barata y verdulera inventiva. Que en todo un Madrid tocaban en el Moby Dick de pésima acústica y escasa visibilidad... y un aforo de 200 personas. Menos del doble del que tiene La Lata... (recuerdo que en Madrid vive algo más de gente que en Zaragoza).

Y por supuesto: cambiar de sala y encontrar otro sitio donde hacer un concierto, es sencillísimo hombre. Faltaría más. Y además todos conocíamos a Deer Tick hace 4 meses, claro, claro...

En fin... (lamentable) OMBLIGISIMO y absurdo lloriqueo.

binguero dijo...

Ayer escribí un comentario que no ha aparecido publicado en esta etrada, supongo que se habrá debido a problemas técnicos, pero como no quiero dejarme nada dentro voy a intentar reproducir lo que decía y, ya lo siento por quien lea esto, añadir algo más. En primer lugar pedía perdón a Rubén por irrumpir en su blog y dar pie a esta extraña disputa, he participado en cientos de blogs, como colaborador y dejando comentarios (incluso mucho más duros que el que encabeza esta entrada) y nunca me había ocurrido algo así. Perdona Rubén por todas las molestias ocasionadas, supongo que para ti ésto es tan desagradable como para mí. Continuaba pidiendo perdón a aquellos que pudieron sentirse ofendidos por mi comentario, nunca fue mi intención, y aprovechaba para agradecer a Javier Benito su trabajo. Admiro a Javier y no tengo más que palabras de agradecimiento para él por los gratos momentos que he pasado en La Lata disfrutando de los concierto que él ha programado, digo esto de todo corazón. No obstante, y pedidas las obligatorias disculpas, sigo pensando que las cosas se podían haber hecho mejor. Llegados a este punto, contestaré gustosamente a los visitantes de este blog que tan ofendidos están ante mi opinión.

Bobby, léete bien mi comentario porque yo no acuso a nadie de engañar al público, sólo hablo de una mala previsión, es todo. Con respecto al importe entrada no tengo nada que objetar, al contrario, me parece un precio ridículo, lo que me lleva a afirmar que estaría dispuesto a pagar el doble por disfrutar del mismo en una sala más cómoda y donde no se hubiese producido el ya conocido problema. Hablas de que nunca hay venta anticipada en La Lata, te equivocas, me viene a la memoria el concierto de Josh Rouse en el C.C. Laín Entralgo, o el de Will Johnson en el Teatro de la Estación; asistí a ambos y compré la entrada con antelación, organizaba La Lata. En cuanto a llamar y reservar, desconozco si es una práctica habitual, yo no lo había oído nunca, pero si no hay venta anticipada ¿cómo se va a reservar? o al menos ¿qué me va a llevar a mí a pensar que así sea? En cuanto a la hora de mi llegada, lo hice en cuanto pude, teniendo en cuenta que salí de trabajar a las 21:30, llegué a las 21:45; me hubiese encantado llegar a las 21:00 y tomarme unas cañas contigo con las entradas en la mano, pero no pudo ser así. Hablas de muchos conciertos celebrados en La Lata y con muy baja afluencia de gente, he estado en muchos de los que citas, incluso en uno que fue más sangrante y que tú olvidas, el de las suecas Pyroth hace unos 3 años, estábamos menos de 10 personas, y era gratis. Vamos, que no soy un advenedizo, que llevo muchos años asistiendo a conciertos, en locales de todo tipo y con músicos de todo pelaje. Y en cuanto a lo de "jugar con dinero ajeno", me parece muy demagogo, yo no juego con el dinero de nadie, sólo doy mi opinión, que creo que es tan respetable como la tuya, pero ¿jugar con el dinero de la gente? Nada más lejos de la realidad; creo que si los organizadores hubieran ganado 800 pavos más no los habrían repartido conmigo ¿no? A veces en los negocios hay que arriesgar, así es la vida. Tampoco me gusta que digas que valoro poco el esfuerzo ajeno, vuelvo a repetir que admiro a Javier, y sé lo que le ha costado y le cuesta sacar una programación digna hacia adelante, pero no creo que esa admiración esté exenta de alguna crítica puntual. Eso sí, estoy de acuerdo contigo con respecto a que el público zaragozano es complejo, muy apático y poco dado a descubrir bandas o sonidos nuevos. No obstante esa tendencia se puede revertir, y para ello sería interesante contar con más salas y más programación, tú no lo crees necesario pero echa un vistazo a pequeñas localidades del norte de España (Liérganes, por ejemplo, con la Sala los Picos) y verás que se están llevando un montón de giras; pienso que una sala de estas características no estaría de más en una ciudad de 700.000 habitantes, tengamos un poquito de ambición si es que tanto nos gusta la música. (SIGUE...)

binguero dijo...

Anónimo número uno, ya te he contestado unas líneas más arriba, salí de trabajar a las 21:30, perdoname por ello, y por supuesto que habría comprado la entrada anticipada ¿qué te hace pensar que no habría sido así? David Loras, estoy seguro de que habrá habido conciertos mejores en La Lata, pero no puedo opinar porque el de Deer Tick no lo pude ver. Créeme, pienso mucho lo que digo, y siento si en mi primer comentario, fruto del calentón, soné un poco brusco, pero sólo me intereso en dar solución a un problema que puede volver a repetirse, ni más ni menos. En cuanto a hablar cara a cara (suena un poco desafiante, espero haberte entendido mal), no tengo ningún interés en que me digas nada porque no nos conocemos en persona y yo sólo acostumbro a quedar con mis amigos, gracias de todos modos por tu interés. David, respeto tu punto de vista, yo también creo que el precio es irrisorio y también agradezco a los responsables de La Lata su esfuerzo y su fantástica programación, pero sigo pensando que con Deer Tick pudieron hacerlo mejor. Por cierto, las cervezas muy económicas, pero lo de pagar para ver un concierto en un plasma como que no, en fin, para gustos los colores... Lobok75, yo también viví lo mismo que tú, de modo que te entiendo perfectamente, me alegra no ser el único tarado en estos comentarios. Y por último, Yeah!, gracias por tu empatía y por tu solidaridad. Nunca en mis 35 años de vida me habían llamado fascista, siempre hay una primera vez para todo, pero creo que desconoces el significado del adjetivo que empleas. Yo no le digo a nadie cómo tiene que hacer las cosas, no utilizo la violencia (ni siquiera la verbal) ni métodos coercitivos, simplemente expongo mi punto de vista; algo que únicamente no se respeta en los regímenes dictatoriales, en los cuales el fascismo siempre se ha movido a sus anchas. Insistes, tú también, en que le digo a la gente cómo gastar su dinero o gestionar su empresa, yo creo que no es así, simplemente expreso mi desacuerdo en la manera en que se ha organizado un concierto, creo que criticar es un acto lícito, seguro que tú también criticas a tu jefe y piensas que se podrían hacer las cosas de otra manera en tu entorno más cercano, ¿no? La crítica es propia de la democracia, no del fascismo. Demuestras una enorme comprensión, algo también muy propio de gente que tiende a respetar las libertades y los derechos, con los horarios laborales de la gente, gracias una vez más por tu cercanía; sólo espero que no te quedes nunca en la calle cuando desees ver un concierto, porque yo, a diferencia de ti, no te lo deseo. Ah, y sí algunos de nosotros ya conocíamos a Deer Tick hace cuatro meses, y cinco y seis, que no son unos adolescentes que hayan sacado su disco de debut. Sólo espero que lo hayas pasado muy bien en el concierto, y que a partir de ahora seas un gran admirador de la banda, gente como tú, educada y respetuosa, es la que hace falta. (SIGUE...)

binguero dijo...

En fin, espero que esta vez aparezca mi comentario porque, sinceramente, doy carpetazo a este tema que ya me empieza a aburrir. Francamente no entiendo por qué os habéis sentido tan heridos, no entiendo vuestra rabia cuando precisamente vosotros habéis podido disfrutar del concierto; me gustaría que tuvieséis un poquito más de comprensión y de respeto con los que nos quedamos fuera, que no fuimos ni uno, ni dos, ni tres, y que seguro que estábamos tan interesados como vosotros en disfrutar del directo de Deer Tick (con o sin pachanga). Y si sois parte de la organización (o familiares, o amigos...), pues tampoco estaría de más un poquito de humildad para saber aceptar algunas críticas, que tampoco creo que sea para tanto lo que se está diciendo. Por mi parte, espero seguir disfrutando de más conciertos en La Lata, y deseo que lo ocurrido el viernes pasado haya servido para extraer conclusiones y evitar que algo así se repita; pensad que esta vez me quedé yo fuera pero la próxima os puede tocar a vosotros. Lo dicho, punto y final por mi parte (podéis aprovechar para insultarme y replicarme cuanto queráis que no pienso volver a escribir), nos vemos en algún directo, espero que pronto y de mejor humor. Un saludo para todos. (Y FINAL)

Bobby dijo...

Hola de nuevo y por última vez.

Cito: “Hablas de que nunca hay venta anticipada en La Lata, te equivocas, me viene a la memoria el concierto de Josh Rouse en el C.C. Laín Entralgo, o el de Will Johnson en el Teatro de la Estación”

Efectivamente. Concierto que NINGUNO se celebró en La Lata, luego en los concierto celebrados (que no organizados) en La Lata NUNCA hay venta anticipada. Deer Tick se celebró en La Lata=No Anticipada. El local tiene esa forma de hacer las cosas. Si no te gusta, nadie te obliga a ir.

La reserva no suele ser necesaria porque el público no suele responder tanto como para ello, pero me consta que en situaciones especiales (gente que se desplaza desde fuera de la ciudad o que no puede ir antes a la taquilla y ha llamado) se ha hecho. Y en cualquier caso no sé si eso sería del todo justo con la gente que se toma la molestia de acudir con tiempo a la sala (porque pueda, porque le apetezca, por precaución... por lo que sea: pero van antes).

Las circunstancias personales y laborales son de cada uno. Los demás también tenemos las nuestras y eso marca nuestra vida, con sus limitaciones. Igual que te pasa a ti. ¿Hay que poner el concierto más tarde por que tu sales de trabajar a las 21.30? Lo siento tío, pero la vida no funciona así. Si yo entro a trabajar a las 9 de la mañana y me gusta tomarme un café a las 9.15... pues simplemente no puedo hacerlo y no lo hago. No espero que nadie se compadezca de mí, ni se solidarice conmigo.

“Juegas” con el dinero ajeno porque exiges (a toro pasado) que el concierto se hubiese celebrado en un sitio más grande, pero no respondes a mi pregunta incial: “¿qué hubiese pasado si el promotor hubiese alquilado una sala más grande y hubiesen ido 70 personas?”. Eso ha ocurrido una y mil veces, como bien reconoces. Pues hubiese pasado que seguramente esa persona hubiese perdido un montón de pasta, pero qué tú hubieses visto el concierto, y muy cómodo además.

Por otro lado no puedo estar más en desacuerdo con que en Zaragoza no hay giras ni programadores. La Lata de Bombillas, La Casa del Loco, López, La Ley Seca y varias más, hacen que todas las semanas haya mínimo dos conciertos interesantes... que jamás se llenan. ¿Más salas? ¿Para qué? En cualquier caso si quieres montar una sala de 700 personas y hacerte promotor, te juro que tienes todo mi apoyo y que allí estaré encantado cada vez que acontezca un concierto interesante. Si no estás dispuesto a montarlo, tampoco lo exijas a los demás.

En cualquier caso, agradezco tus explicaciones, aunque sigo pensando igual que antes. Expuestas sobradamente las dos formas de ver el asunto, doy por concluido una polémica que en realidad, me parece tan inexistente como absurda.

Saludos.

Anónimo dijo...

Binguero, ¿Se te ha ocurrido pensar que si tú hubieses entrado, otro se hubiese quedado fuera?
¿Por qué deberíamos "solidarizarnos" contigo y sentirlo tanto por ti y no con otra persona?
De hecho, tengo varios amigos que se tuvieron que quedar fuera. pero (lógicamente) lo entiendieron y se acabo: no les he oído protestar.

Rubén Vela dijo...

En fin...nunca llueve a gusto de todos.

Comentar que en el próximo programa escucharemos la entrevista que realizamos con Sergio Vinadé a Deer Tick.

Saludos.